No busques la solución en las herramientas

Creo que todo ha sido provocado por al entrada de Internet en nuestras vidas. De repente estamos contaminados por la “herramientitis”.

Si, aunque no lo hayas reconocido puedes estar infectado por esta enfermedad.

Seo, Sem, twitter, instagram, … hablamos siempre de herramientas como si ellas fuesen la solución a todos nuestros problemas.

Pues no, creo que estamos cometiendo un error, un error de bulto.

¿Cuántas personas nos encontramos haciendo lo mismo? Sin apenas diferenciación. Haciendo copy-paste de contenidos y centrándose en las herramientas, la activación y el movimiento en Internet.

 

Estratégico Vs Táctico

Para mi resulta fundamental no ponerse a desarrollar aspectos tácticos sin haber resuelto “con fundamento” (como diría Argiñano) la parte estratégica.

Comencemos por aclarar los términos. Sin entrar a definiciones de manual, las cuales las podemos encontrar en Wikipedia, para mí la parte estratégica es la de pensar, la parte en la que tengo que encontrar las claves importantes de mi producto, servicio o negocio (público objetivo, propuesta de valor, diferenciación,…) y la parte táctica son las acciones que debo poner en marcha para conseguir los objetivos de mi estrategia (la parte de hacer).

No es una definición muy académica, lo reconozco, pero yo lo entiendo más o menos así.

 

¿Como pollo sin cabeza o con cabeza?

Mi sensación es que tenemos a muchas empresas, personas e incluso productos que no han trabajado la parte estratégica y se han centrado directamente en la táctica.

Es lo que denomino, como pollo con cabeza o como pollo sin cabeza, tu eliges.

Tenemos la imagen mental (no se si será cierta) que si un pollo se queda sin cabeza sigue correteando vivo sin rumbo, dando tumbos hasta que el triste final acaba con él.

Por el contrario, y por eliminación, un pollo con cabeza no actuaría así.

 

¿Porqué hay más pollos sin cabeza que con cabeza?

Parece que lo de pensar no interesa, no mola. Estamos demasiado ocupados con el día a día como para pensar. Además, quizás nos llevemos algunos sustos, nos tenemos que hacer preguntas incómodas a las que no queremos enfrentarnos.

Si nos ponemos a pensar, a dudar y a hacernos preguntas de nuestro futuro, hacia donde vamos, que queremos conseguir, … igual encontramos algún muro, algún escollo que no queremos ver.

A veces creo que preferimos ser ciegos y no mirar de frente a posibles dificultades de competitividad, de mercado, de diferenciación, de categoría y así no nos entran los miedos.

Quizás tengamos que cambiar, reinventarnos, repensar y eso conlleva mucho esfuerzo, energía e incertidumbre, que quizás sea uno de los factores más complejos de atacar en los tiempos que nos está tocando vivir.

 

El éxito está en la combinación de ambas

Por todo ello, y como sabes que mi tema es la innovación en marketing y la diferenciación empresarial, siempre “obligo” a las empresas con las que trabajo a profundizar en la parte estratégica, que bajo mi punto de vista es donde está el tesoro, la fuente de esperanza para que los productos y las empresas puedan reposicionarse, repensar y encontrar nuevas oportunidades.

Dicho esto, cualquier reflexión estratégica no tiene ningún sentido si no se lleva a cabo, si no se materializa y se convierte en acciones concretas. Por este motivo, una vez definidas las líneas estratégicas, «lo importante es hacer«. Equilibrio entre estratégico y táctico. Eso es por lo que yo apuesto. Pero no por la herramientitis únicamente.

 

Feliz día.

Si quieres dar tu opinión ya sabes que están los comentarios a tu disposición. Escribe un comentario y charlamos. Saludos.

[grwebform url=»https://app.getresponse.com/view_webform_v2.js?u=SEhID&webforms_id=12004605″ css=»on» center=»off» center_margin=»200″/]

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *